Cuando alguien quiere comprar o vender una vivienda, uno de los primeros trámites que siempre recomendamos realizar desde Gilmar es el de solicitar una nota simple informativa.

Antes de la firma del contrato de arras y entrega de la señal, el comprador debe poder confirmar que la situación jurídica de la finca es correcta y que no tendrá sorpresas o inconvenientes en el futuro. Por tanto, la parte vendedora está obligada a ofrecer información al comprador proporcionándole la nota simple.

Si nunca has pasado por un proceso de compraventa y no sabes qué es, cómo se solicita, y qué información aporta, entonces sigue leyendo porque en este artículo el equipo de consultoría inmobiliaria de Gilmar va a resolver todas estas dudas.   

¿Quién puede solicitar una nota simple?

Una nota simple es un documento que expide el Registro de la Propiedad y que refleja cuál es la situación jurídica de un inmueble a esa fecha. Es decir, en una nota simple se recogen los datos más importantes que figuran en el Registro de la Propiedad con respecto a la situación de un inmueble, como, por ejemplo: la identificación, la descripción, quién es su titular y las posibles cargas, derechos o limitaciones que pueden existir a favor de terceras personas.

Según el artículo 221 de la Ley Hipotecaria, cualquier persona que acredite tener un interés válido, veraz y legítimo puede solicitar una nota simple informativa, ya que los registros de la propiedad son públicos.

vender tu casa

¿Quieres vender tu casa?

Nuestro equipo de expertos te ayudará

Quiero vender mi casa

¿Qué información ofrece una nota simple?

Una nota simple contiene información básica que toda persona debe conocer antes de tomar la decisión de comprar una propiedad:

  • El número de finca registral. Este número es la identificación del inmueble, aunque solo en el Registro de la Propiedad en el que está inscrito. Dos propiedades pueden tener números iguales si pertenecen a registros distintos.
  • El IDUFIR o CRU. Se trata de un código registral único, irrepetible e invariable que permite identificar a un inmueble de forma inequívoca en toda España. Este número es diferente al de finca registral y al de referencia catastral, y tiene funciones diferentes.
  • Una descripción de la vivienda en cuanto a su naturaleza (urbana, rústica, etc.), tipo de inmueble (vivienda, garaje, etc.), metros cuadrados, distribución, orientación, división horizontal, lindes, accesos, usos, etc. Esta información puede variar en función de los cambios, modificaciones o reformas que haya sufrido el inmueble desde que se registró por primera vez.
  • El titular de la finca. Su nombre, apellidos y DNI si es persona física, o la razón social y el CIF si es una persona jurídica. Además, también se muestra el porcentaje de propiedad sobre la finca, la forma en la que se adquirió, el notario autorizante y la fecha de la escritura. Así como los datos del Libro, Folio y Tomo donde está inscrita.
  • Sus cargas y gravámenes. Una carga es un derecho a favor de un tercero que en el caso de figurar sobre una propiedad, impide el pleno uso y disfrute de la misma o limita su disposición por parte del titular. Por ejemplo, con una nota simple podemos conocer si un inmueble tiene una hipoteca, una servidumbre, un usufructo o incluso un arrendamiento. Todas estas cargas, entre otras que pueden darse, son obligaciones que contrae el titular de la vivienda si no se cancelan debidamente.
  • Si existen documentos pendientes de despacho. Esto es importante porque de haberlos, la situación jurídica de la finca podría variar tras su inscripción.

¿En qué casos se suele pedir una nota simple?

En Gilmar trabajamos para ofrecer a nuestros clientes el mejor asesoramiento en la compra de su vivienda. Por eso, siempre solicitamos al Registro de la Propiedad una nota simple actualizada antes de firmar el contrato de arras, para comprobar cuál es la situación jurídica de la propiedad.

No obstante, también se suele pedir nota simple en los siguientes casos:

  • Si vas a pedir una hipoteca. El banco solicitará una nota simple para comprobar, sobre todo, el estado de las cargas.
  • El día de la firma de la escritura pública de compraventa, la notaría solicitará al Registro de la Propiedad una nota simple actualizada para confirmar que no hay nada que impida la transmisión de la vivienda.
  • Tras la firma de la escritura puedes pedir nota simple para comprobar que ya apareces como propietario o que, efectivamente, se ha cancelado la hipoteca anterior. Aunque esto no es inmediato, el registro de estos cambios puede llevar varias semanas.
  • Si has comprado con hipoteca. Cuando el banco te entrega toda la documentación es habitual que también entregue una nota simple actualizada.

¿Una nota simple tiene validez legal?

La nota simple informativa es un documento meramente informativo. Es decir, sirve para acreditar la titularidad de una vivienda o sus cargas y limitaciones, pero no da fe de ese contenido.

Si lo que necesitas es un documento con validez legal para presentarlo ante terceros (personas físicas o jurídicas, tribunales, administraciones, etc.), desde Gilmar te recomendamos que solicites una certificación registral en lugar de una nota simple.

¿Cómo se solicita la nota simple de una vivienda?

Hay 3 formas de conseguir una nota simple informativa:

  • A través de la web del Colegio de Registradores. En un plazo máximo de 48 horas la recibirás en tu email.
  • De forma presencial en la oficina del Registro de la Propiedad a la que pertenezca la vivienda. Si no te la dan al momento, podrás recogerla en el transcurso de 24 horas.
  • A través de una agencia inmobiliaria.

Desde el departamento jurídico de Gilmar nos encargaremos de solicitar toda la documentación que necesitas para poder tomar la mejor decisión de compra o para vender un inmueble. Tú no tendrás que preocuparte por nada.

¿Qué necesito para solicitar una nota simple?

Si vas a solicitar una nota simple necesitas, al menos, uno de estos datos:

  • El número de finca registral y el Registro de la Propiedad en el que está inscrita.
  • El CRU o IDUFIR.
  • Nombre o denominación social y CIF, DNI o NIE.
  • Datos de la ubicación del inmueble. Si no tienes ninguno de los datos anteriores, se puede realizar la búsqueda a través de la dirección completa de la finca, pero puede ser más complicado.

Además, para conseguir la nota simple deberás pagar una tasa.

¿Cuánto cuesta una nota simple?

La nota simple no se puede obtener de forma gratuita, puesto que el Registro de la Propiedad cobra una tasa por la emisión de este documento.

Si la pides a través de la web del Colegio de Registradores, cada nota simple que solicites tiene un precio de 9,02 € más IVA que puedes pagar con tarjeta. Por el contrario, si la pides de forma presencial en la oficina del registro, la nota simple te costará 3 € más IVA.

En cualquier caso, si quieres ahorrarte quebraderos de cabeza a la hora de realizar estos trámites, te recomendamos que cuentes con expertos como los de Gilmar. Ellos se encargarán de todo para que tú solo tengas que tomar la mejor decisión.