Si estás buscando piso en Madrid, en una zona céntrica y con todas las comodidades y servicios a mano, vivir en el barrio de Salamanca es una de las mejores opciones. Este distrito rezuma un aire tranquilo, seguro y muy señorial, pero también cuenta con todas las ventajas que ofrece la vida moderna.

Y es que Barrio de Salamanca es sinónimo de lujo, majestuosidad y elegancia, gracias a la amplitud de sus calles y avenidas, a la belleza de sus fachadas, o a los elegantes diseños de sus edificios. Pero, este barrio tiene, además, mucho más que ofrecer.

Si quieres descubrir cómo es vivir en el mejor distrito de Madrid, desde Gilmar te vamos a contar por qué esta zona es tan exclusiva, cómo son sus distintos barrios y qué puedes encontrar en cada uno de ellos. ¡No te lo pierdas!

Los orígenes del Barrio de Salamanca

Situado al nordeste del centro histórico, el distrito de Salamanca es el más representativo de lo que es el Ensanche de Madrid. Esta zona, construida bajo el nombre de “Plan Castro” en la segunda mitad del siglo XIX, durante la época de Isabel II; lleva el nombre de su promotor: José de Salamanca y Mayol, el Marqués de Salamanca.

Vivir enVivir en...

¿Quieres vivir en Madrid?

Te ayudamos a encontrar la casa de tus sueños.

Descubrir

Suya fue la idea de construir un distrito de calles perpendiculares y espaciosas siguiendo lo que marcaban las tendencias en otras capitales europeas. Por eso, cuatro de sus principales barrios, Goya, Recoletos, Lista y Castellana; tienen una distribución rectangular, con manzanas separadas por amplias avenidas arboladas rodeadas de edificios señoriales con amplios portales en los que se instaló, por primera vez, calefacción y agua corriente.

Estas innovaciones en materia urbanística convirtieron el barrio, ya desde sus orígenes, en una zona muy exclusiva donde sus vecinos eran personas acaudaladas y miembros de la aristocracia y la alta burguesía madrileña.

Distritos del Barrio de Salamanca

En sus inicios, este barrio se planteó como una extensión del Ensanche de Madrid, pero en la actualidad, prácticamente forma parte del centro de la capital.

Así que, limitando con los distritos Centro y Chamberí, al oeste, al sur con Retiro y Moratalaz, con Ciudad Lineal al este y al norte con Chamartín, el barrio de Salamanca lo componen seis distritos administrativos:

  • Recoletos, una de las zonas más emblemáticas. Aquí se encuentran los principales atractivos turísticos y culturales de la zona, como la Biblioteca Nacional, el Museo Arqueológico Nacional y el Museo de Cera. Además, son famosas las calles Serrano y Velázquez, con sus edificios de arquitectura noble y fachadas señoriales.
  • Goya. Atravesado por la calle del mismo nombre y eminentemente comercial, este distrito se caracteriza por sus edificios de viviendas de media altura y por ser uno de los barrios más poblados. Aquí se encuentra el Winzink Center y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.
  • Fuente del Berro. En este barrio residencial y tranquilo se encuentra el único parque del distrito: la Fuente del Berro. Sus casas unifamiliares, construidas en los años 20, eran en su momento construcciones baratas y en la actualidad, viven en ellas muchos artistas y famosos que buscan tranquilidad.
  • Guindalera. Construido también en 1920, esta zona estaba considerada como las afueras de la ciudad, por lo que sus viviendas eran segundas viviendas. En la actualidad han sido rehabilitadas y mantienen el espíritu y la forma de vida de barrio. La plaza de toros de Las Ventas, de estilo neomudéjar, es el edificio más representativo.
  • Lista. Es el barrio más pequeño del distrito y se distingue por ser una zona residencial con muchos servicios y tiendas. Aquí se encuentran calles tan señoriales como Ortega y Gasset, Juan Bravo o Diego de León.
  • Castellana. Las construcciones palaciegas características de este barrio, que ahora son sedes de embajadas y ministerios, se encuentran aquí, en el Paseo de la Castellana. Lo que caracteriza a esta zona es la “Milla de Oro” y que alberga las sedes de algunas de las multinacionales más importantes del mundo.

Cabe destacar que de estos seis distritos, Castellana, Recoletos y Goya son los de mayor poder adquisitivo y los barrios de Guindalera y Fuente del Berro, que surgieron para acoger a los obreros que llegaban a Madrid para trabajar en las obras del barrio de Salamanca, son más modestos. De hecho, la Plaza del Marqués de Salamanca, era el límite entre las zonas más populares y las señoriales.

Viviendas en el Barrio de Salamanca

¿Qué puedes encontrar en el Barrio de Salamanca?

Si decides vivir en el barrio de Salamanca, este barrio histórico te sorprenderá por su actividad comercial, cultural, gastronómica y de ocio.

La Milla de Oro

Una de las calles más emblemáticas de este barrio es la calle Serrano, conocida como la “Milla de Oro”. En ella se reúnen las firmas más importantes y exclusivas del mundo. En un paseo por esta calle, por Ortega y Gasset, Velázquez, Lagasca, Ayala y Claudio Coello, puedes encontrar desde boutiques de grandes diseñadores hasta varias galerías de arte y casas de subastas.

El Parque del Retiro

Limita con el barrio de Salamanca y es, sin duda, una de las grandes atracciones de la ciudad de Madrid. Reconocido como Bien de Interés Cultural, con una extensión de 118 hectáreas y más de 19.000 árboles de 167 especies diferentes, aquí podrás disfrutar de un paseo rodeado de naturaleza, hacer running, jogging o patinar; visitar el Palacio de Cristal, ver el Real Observatorio Astronómico o dar un paseo en barca por el estanque. Entre otras actividades culturales, deportivas y de ocio que se organizan a lo largo del año.

Parque del Retiro

La colonia del Madrid Moderno

En el barrio de La Guindalera, en dirección a las calles Castelar y Roma, te encontrarás con uno de los lugares más singulares de toda la ciudad: la colonia del Madrid Moderno. Construida entre 1890 y 1906, esta colonia estaba formada por pequeños hotelitos de estilo modernista pintados de colores vivos y aunque a día de hoy sólo quedan algunos en pie, pasear por estas calles es una experiencia única.

Monumentos emblemáticos

La Plaza de Colón, la Puerta de Alcalá, la Plaza de Cibeles o el Edificio Metrópolis, que se alza en el lugar en el que se separan la Calle Alcalá y Gran Vía. Estos son algunos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de Madrid y todos ellos se encuentran en el Barrio de Salamanca. Este es uno de los grandes motivos por los que es un barrio especial para vivir.

Museos y oferta cultural

Para muchos, uno de los mayores atractivos de esta zona es su oferta cultural. En este barrio se encuentra la Biblioteca Nacional, con un variado programa de actos durante todo el año, el Nuevo Teatro Alcalá, con dos salas en las que se proyectan obras de gran acogida y otras de vanguardia. También el Centro Cultural de la Villa de Madrid, ahora llamado Teatro de Fernán Gómez y por supuesto, el “Triángulo del Arte” formado por los tres museos más importantes de Madrid: el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza.

Gastronomía para todos los gustos

En el distrito de Salamanca podrás disfrutar de algunas de las referencias más sonadas de la Guía Michelín, como Ramón Freixa, Álbora o Kabuki Wellington. También, en las calles Jorge Juan, Serrano, Goya, Ortega y Gasset o Juan Bravo, encontrarás todo tipo de bares, restaurantes, vinotecas y terrazas. Y además está el espacio gastronómico Platea, en calle Goya, que cuenta con diferentes restaurantes, locales y actuaciones en vivo.

Así que si lo que te acabamos de contar te ha cautivado y quieres comprar una vivienda en Madrid, no lo pienses más y contacta con los asesores de Gilmar en la oficina del Barrio de Salamanca, a través del teléfono 914 23 00 50, y ellos te ayudarán a encontrar tu vivienda ideal.