A la hora de comprar una vivienda debemos tener en cuenta muchos factores, como su precio, la ubicación, el tamaño, la antigüedad de la vivienda, los servicios cercanos, el vecindario, etc. Sin embargo hay un aspecto que los compradores suelen pasar la mayor parte de las veces por alto, se trata de la mejor orientación de una vivienda.

Pese a ser el gran olvidado, la orientación es uno de los principales parámetros que tiene en cuenta un arquitecto a la hora de diseñar una vivienda, ya que de ésta dependerá la entrada de luz y calor a la casa procedente del sol.

test alt text

Por qué la orientación de una vivienda es decisiva

Existen múltiples razones por las que la orientación juega un papel decisivo y fundamental en una vivienda. Las estancias ganan visualmente en amplitud y parecen más acogedoras si están bien iluminadas: una casa que recibe luz y radiación solar proporciona a sus moradores mejor calidad de vida y bienestar que una sombría.

Al mismo tiempo una vivienda bien orientada tiene un reflejo directo sobre el ahorro energético ya que puede suponer un ahorro superior al 70% en el consumo de climatización e iluminación. Esto es debido a que tanto los sistemas de aire acondicionado como de calefacción, dependen en gran medida de factores como la luz y el calor que proporciona el sol. Así que es primordial para aumentar la eficiencia energética de una vivienda.

Teniendo en cuenta todo lo que acabamos de exponer, llega el momento de plantearse cuál es la mejor orientación para nuestra vivienda. Pero no es una respuesta sencilla, ya que influyen infinidad de parámetros. La mejor orientación de una vivienda depende de aspectos como la zona en la que se ubica, del uso que le vayamos a dar, depende de la planta en la que se ubique, de nuestros gustos y costumbres, de nuestro tipo de vida, etc..

Pero, si solo tenemos en cuenta la optimización del consumo energético, el aprovechamiento de la radiación solar y el bienestar en el interior, se pueden seguir algunas recomendaciones antes de elegir una determinada orientación u otra.

Elegir bien la orientación de nuestra casa es por lo tanto, un aspecto fundamental. Los consultores inmobiliarios de Gilmar nos asesoran y ayudan durante todo el proceso de búsqueda y compra de una vivienda que reúna todas las condiciones que buscamos. Además de guiarnos sobre la orientación más propicia en función de nuestras necesidades y gustos.

Si tenemos en cuenta que nuestro país está ubicado en el hemisferio norte, encontraremos pros y contras en cada orientación, veamos a continuación algunos de los más significativos.

Orientación Sur

La orientación sur es la ideal si la vivienda se ubica en un lugar con clima frío e inviernos largos. Esto es debido a que en casas con orientación sur, el sol llega a ellas durante todo el día a lo largo de prácticamente todo el año. De esta forma se puede llegar a reducir el consumo energético hasta un 33%.

test alt text

Al mismo tiempo, la orientación sur proporciona a los espacios una gran luminosidad. Esto se traduce en que se crean atmósferas muy acogedoras y cálidas dentro del hogar.

En climas templados o incluso cálidos la orientación sur también es una buena opción, ya que permite aprovechar al máximo la luz y la radiación solar, imprescindible para saber cómo elegir la mejor iluminación para cada habitación. Si bien es cierto que en este tipo de climas será conveniente utilizar toldos horizontales o aleros para evitar el exceso de radiación en verano.

Es una buena opción también para las grandes estancias, como salones, comedores y para dormitorios grandes, ya que por la noche se liberará el calor captado durante el día.

  • Orientación Sureste: En zonas muy calurosas es más recomendable esta orientación que la sur. En invierno se recibe radiación todo el día, especialmente por la mañana, pero en verano a partir de mediodía el nivel de radiación recibida es menor.
  • Orientación Suroeste: Con radiación directa en las tardes de los meses de invierno. En climas cálidos se puede sufrir un calentamiento excesivo de la vivienda después del mediodía.

Ventajas de la orientación Norte

La orientación norte también ofrece una serie de ventajas, aunque muchos no la consideran la mejor orientación para una vivienda. La principal de las ventajas que tiene esta orientación es que proporciona una iluminación homogénea a lo largo de todo el día.

Los espacios no sufren la incidencia directa de la luz solar, excepto por la mañana y por las tardes en verano, por lo que es la mejor orientación posible para viviendas ubicadas en lugares de climas cálidos. Es una excelente opción también para lugares de trabajo como oficinas y despachos.

  • Orientación Noreste: En invierno no se recibe radiación solar directa en todo el día y en verano sólo por las mañanas. Es una orientación muy buena para garajes, trasteros u otras zonas de la casa con importancia y uso menor.
  • Orientación Noroeste: En invierno no se recibe radiación solar en todo el día y en verano solo a partir de la tarde.

Orientación Este

Su principal atractivo radica en que la incidencia del sol se limita a las mañanas por lo que las estancias orientadas hacia el este estarán siempre iluminadas hasta el mediodía. Esto permite que acumulen calor que se va liberando paulatinamente durante la tarde, lo que se traducirá en un ahorro energético considerable.

Esta orientación es una alternativa a la orientación sur, sobre todo si se vive en climas cálidos. En zonas de clima frío, la vivienda se calentará por las mañanas pero las noches serán más frías.

Orientación Oeste

Esta orientación ofrece diversas ventajas en función de la climatología del lugar en el que vivamos. Con esta orientación el sol incide desde el mediodía hasta el ocaso durante las horas más calurosas, de manera que es ideal para zonas de clima frío, pero no es nada recomendable si vivimos en zonas muy cálidas.

Conclusiones sobre cuál es la mejor orientación para una vivienda

Como conclusión podemos decir que, en el hemisferio norte la orientación sur es la que más luz y radiación recibe. Por el contrario, la orientación norte solo recibe algo de radiación en verano. Las orientaciones este y oeste son muy buenas alternativas a la sur, la oeste para climas fríos la este para climas cálidos.

En el hemisferio sur ocurre justo al contrario. Por estos motivos, en el hemisferio norte lo mejor es orientar nuestra vivienda al este, sur y oeste, incluso en zonas cálidas. Una buena orientación para una vivienda sería entonces orientar las habitaciones y cocina al este, las zonas de estar como comedor y salones al sur, los baños al oeste y los despachos, despensas y garajes al norte.